Pauchard, Xavier

Xavier Pauchard (1880-1948) nació en la región boscosa de Morvan en la Borgoña, Francesa, y comenzó su carrera como techador y trabajador de zinc al igual que su padre y su abuelo antes que él. Es irónico que un joven que creció rodeado de bosques de pinos en una zona con una industria maderera próspera pasara a convertirse en el primer fabricante de los productos nacionales de acero galvanizado en Francia.

Poco después de la Primera Guerra Mundial, creó una empresa de fabricación de artículos domesicos fabricados en chapa de hierro galvanizada, que hasta ese momento encarnaban la visión del confort en el hogar. El proceso de galvanización de Pauchard consistía en tomar hierro o acero y sumergirlo en zinc fundido para crear una capa externa muy resistente que es casi totalmente impermeable a la degradación En 1927 registró la marca TOLIX al mismo tiempo que se centraba en la producción de sillas, sillones, taburetes y muebles de metal.Los diferentes modelos (a prueba de herrumbre, robustos y apilables) concebidos por Xavier Pauchard encontraron su lugar directamente dentro de las fábricas, las oficinas y los hospitales, así como fuera, en las terrazas de los cafés y en los parques públicos.

. “Uno no puede describir Pauchard como arquitecto, diseñador o artista”, dice el historiador de arte francés Serge Lemoine, “porque era ninguno de ellos; él era simplemente un fabricante, que hizo artículos prácticos que vender. Fue capaz de escuchar al mercado, y para responder a el “.

Pauchard también creo la marca LA MOUETTE a finales de los 50, donde fabricaban muebles para niños.Cuando le sucedió su hijo Jean al frente de Tolix, la fabrica contaba ya con 80 trabajadores y producían cerca de 60.000 unidades de sillas anuales. La compañía permaneció en la familia hasta 2004, cuando tras comprarla Chantal Andriot, se hizo cargo la reactivación y expansión de la marca.