10 julio, 2019
Author: Jordi Noddings

Louis Kalff, y el logotipo de Philips

Si os dais una vuelta por nuestra web veréis que, si hay un elemento fetiche que sobresale entre nuestro mobiliario de colección: son las lámparas diseñadas por Louis Kalff fabricadas por Philips. Nos parecen increíbles, adelantadas a su tiempo, Introducen un componente de diseño que las hacen originales, inconfundibles y crean un discurso continuado durante varias décadas que se prolonga en el tiempo.

 

 

Louis Christiaan Kalff, (Amsterdam ,1897 – Waalre 1976) se formó inicialmente como diseñador gráfico. Su padre era director del periódico holandés Algemeen Handelsblad. Kalff estudió en la Escuela de Artes Aplicadas Quellinus Amsterdam (hoy Academia Rietveld) y en la Universidad Técnica de Delft.
En 1925 Louis Kalff empieza a trabajar en el departamento de publicidad de Philips en Eindhoven. Poco a poco las ideas del joven Kalff se extienden más allá del campo publicitario, y en 1929 pasa a dirigir la recién fundada Lichtadviesbureau (Libu) un nuevo departamento de consultoria en iluminación que participó en las exposiciones universales de Barcelona, Amberes, Bruselas y París.

 

Pero una de las obras más extendidas, y al mismo tiempo tiempo más desconocidas de Kalff es diseño del logotipo de Philips, una de las marcas más populares y extendidas del mundo.

 

El mismo Kalff explicaba que el origen de este emblema surgió por coincidencia:

«El famoso emblema de Philips, las estrellas y las olas, surgió por coincidencia. Como arquitecto, no tenía idea de cómo funcionaba una radio. Así que pregunté» ¿Qué es una radio, en realidad? ¿Y cómo transmite el sonido? «Alguien me dijo que las ondas se enviaban al aire, el aire que nos rodeaba, y que estas ondas de radio podían transmitir el sonido. Cuando tuve que hacer el embalaje para las lámparas de radio, utilicé Los colores amarillo, rojo y púrpura. Un fondo púrpura con estrellas cuadradas amarillas (se convirtieron en una especie de sello de Philips también) y debajo una franja amarilla con ondas rojas, seis ángulos, tres debajo uno del otro, que cruzaron el cielo púrpura con el Estrellas amarillas. Y la palabra Philips se imprimió debajo de todo”

 

Pero como todo lo importante está en completa evolución este logo también tuvo que evolucionar para protegerse de una casualidad. Los primeros gramófonos y radios de Philips estaban fabricados con cajas de madera que les proveía la marca NSF de Hilversum, pero debido a la expansión y al éxito de las mismas, Philips buscó un nuevo fabricante de cajas, y para ello contactó con un fabricante de pianos de maca Phillips (con doble “l”) de Frankfurt.

Debido a la similitud del nombre, el departamento de patentes preguntó si se podrían combinar las olas y las estrellas, que prácticamente se habían convertido en marcas comerciales, con la palabra Philips, ya que pensaban que la marca podría protegerse de esa manera.

“Fue entonces cuando hice el emblema de Philips con la palabra Philips en la parte superior y debajo de un círculo con las olas y las estrellas. Era tan popular que el Sr. Philips pensó que era necesario hacer pequeños alfileres de esmalte con el emblema en ellos para que Seguridad se los pusiera en sus sombreros y para que los comerciantes los repartieran en conferencias»

 

Kalff también diseñó carteles y la publicidad como freelance para la Holland America Line, Calve, Mar Resort Scheveningen, o Holland Radio.

En Philips Kalff también trabajó como arquitecto de edificios tales como el Dr. AF Observatorio Philips (1937) en Eindhoven, Diamantboorderij (1948) en Valkenswaard y algunas casas de Eindhoven y Philips Waalre para ejecutivos.

Después de la Segunda Guerra Mundial Kalff de Philips se mantuvo activo en el diseño industrial, época en la que produjo el diseño de la mayor parte de sus lámparas hoy ya verdaderos iconos, hasta retirarse en 1960.

Antes Kalff trabajaría intensamente con Le Corbusier y el músico Edgar Várese en la construcción del pabellón de Philips en la Exposición Universal de Bruselas en 1958, concebido como una “poema electrónico” en el que intervenían la arquitectura, la luz y la música.

El último trabajo como arquitecto de Kalff es el Evoluon, un centro de conferencias y el antiguo museo de la ciencia erigida por la electrónica y la compañía eléctrica de Philips en Eindhoven para conmemorar el 75 aniversario de su creación. Este edificio se asemeja a un platillo volante aterrizado, y también a muchas de las lámparas que antes diseñara Kalff.