×

HAS PENSADO TODO LO QUE PODRIAS REGALAR-TE ESTAS NAVIDADES?

Inicio / Productos / Objetos singulares

Florero Shiva, Ettore Sottsass 1973

Descripción del Producto

Este vaso fue creado en 1973, casi 10 años antes de la fundación del grupo Memphis. A principios de los años 70 Sottsass viajaba a menudo a Barcelona. Se había enamorado de una bella catalana. Fruto de aquel amor y de su estancia en Barcelona, nos ha dejado esta pieza para la historia de nuestro diseño.

Cuando le preguntaron a Sottsass sobre el porqué de esta pieza contestó: “…Continúo haciendo arquitecturas pequeñas, pequeñas, pequeñas,como esta cerámica, por ejemplo, un poco como monumentos, un poco como tumbas, un poco como templos abandonados de los dioses, un poco como ruinas de la antigua y desconocida civilización donde alguna cosa –dicen– se sabía; dicen que se conocían los ejes, las curvas, los cruces, quizás incluso el porqué de las trayectorias cósmicas a lo largo de las cuales resbalan cada día los vértices privados de los átomos que hacen nuestro frágil cuerpo”.

Ettore Sottsass ya viajaba a la India. Sus “arquitecturas pequeñas”, como este florero, le deben mucho a esa cultura.


Época

Los turbulentos años 70 son en realidad una década de transición entre el posmodernismo de los 60 y el nuevo diseño de los 80. Hunde sus raíces en el
pop y el anti-diseño que nace con la década de los 60, y se recrea en las críticas sobre diversos aspectos de la Modernidad. Pero al mismo tiempo es la década de la crisis del petróleo que aboca a la desaparición del mueble de plástico…aunque curiosamente debido a las estructuras de producción y a la necesidad de amortizar las inversiones, se retrasa casi una década.

Es también la década del caso Watergate, de la recesión económica, y de las críticas a los diseños producidos en masa con teorías funcionalistas. Las máquinas y la industrialización han sustituido a los artesanos. Importaba el funcionalismo y el racionalismo. Es por esto que esta década convulsa, llena de contradicciones, creará el caldo de cultivo que permitirá que el diseño se separe definitivamente de la arquitectura. Surja el diseño se transforme en diversión, y los elementos artesanalmente producidos se convertirán en verdaderas obras de arte, muchas veces despojadas de funcionalidad…pero eso será ya en los 80.

Diseñador

Ettore Sottsass (Innsbruck 1917 – Milan 2007) Fue uno de esos nombres que dieron al diseño italiano fama internacional y ayudaron a definir el así llamado Italian style. Estudió Arquitectura en la Politécnica de Turín y en 1947 abrió su primer estudio de arquitectura en Milán. En una reciente entrevista publicada en la antología de diseño italiano Il Modo Italiano (Skira ediciones), recordó aquellos años de la posguerra como “muy difíciles” y dijo que se dedicó al diseño de objetos por “falta de dinero”.

Fue entonces cuando su trabajo conquistó la atención del empresario italiano Adriano Olivetti, con el que empezó una colaboración de 30 años y de la que se recuerdan la célebre computadora Mainframe Elea 9003, y la máquina de escribir portátil Valentine (hoy expuesta en el MOMA). En aquellos años, la firma Olivetti se convirtió en el principal vehículo para los creativos italianos hacia el exterior.

Fue un artista ecléctico y poliédrico, pasó del racionalismo al pop. También fue un fotógrafo apasionado: con su mujer Fernanda Pivano viajó por Estados Unidos y conoció los mayores representantes de la beat generation, de Allen Ginsberg a Jack Keruac y Gregory Corso.

En los años ochenta fundó el grupo Memphis junto a los grandes diseñadores Hans Hollein, Arata Isozaki, Andrea Branzi y Michele de Lucchi, entre otros. Con este grupo se revolucionó la idea del mueble contemporáneo con piezas que pronto se convirtieron en iconos de la modernidad. Es de esta época la librería Carlton, uno de sus objetos más famosos. “Para mí, el diseño es una forma de discutir la vida”, decía Sottsass, “es una forma de discutir la sociedad, el erotismo, la política, la comida y el diseño mismo”.

Como arquitecto, aprendió la profesión de su padre, y todavía muy joven se colocó en la corriente del radicalismo. En su estudio milanés, Sottsass y Asociados, desarrolló una visión “antropocéntrica” de la arquitectura que intenta establecer una relación entre naturaleza y construcción.

Florero Shiva, Ettore Sottsass 1973

Medidas: 17x7x23 cm
Estado: Original y en perfecto estado.
Firmado en la base

¿Te interesa este producto?
Contacta con nosotros

Productos relacionados