×

HAS PENSADO TODO LO QUE PODRIAS REGALAR-TE ESTAS NAVIDADES?

Inicio / Productos / Iconos del diseño

Jarron Savoy, Alvar Aalto 1937

Descripción del Producto

El jarrón Savoy fue creado por el finlandes Alvar Aalto para la exposición de París en 1937. Este jarrón formaba parte de la decoración del restaurante Savoy del que Aalto y su mujer Aino, se encargaron de la decoración. Este jarrón de Líneas orgánicas y de planta curva,  refleja las ideas de la época como lo minimalista de líneas puras y un diseño claro. El Savoy consigue que la forma sea acorde con su función de recoger agua y flores al imitar la forma ondulada del agua. Originalmente el jarrón se realizaba en un molde de madera. Después de que el vidrio endureciera, el molde de madera era quemado lentamente para liberar el jarrón. Este método daba al producto mayor dinamismo y textura que los actuales moldes de acero y resaltaba su sencillez y la belleza de su imperfección.

Como curiosidad comentar que su nombre original era “Eskimoerindens skinnbuxa“(pantalones de piel de mujer esquimal).  Aalto quería transmitir con esta pieza inspirada en las orilla de los lagos finlandeses parte de la cultura y los orígenes de su país en la exposición de París de 1937. Hoy en día el jarrón Savoy forma parte de la colección permanente del MOMA (Museo de Arte Moderno de Nueva York). – Todavía hoy cada pieza de cristal se fabrica artesanalmente por soplado en un molde de acero y posteriormente es pulida a mano. – Los bocetos de Aalto tuvieron que ser modificados ligeramente debido a las limitaciones técnicas de la época para realizar algunas curvas.


Época

BAUHAUS, etimológicamente significa, Casa de Construcción, esta escuela fue fundada en 1919, en Weimar (Alemania), por Walter Gropius, trasladada en 1925 a Dessau y disuelta en 1933 en Berlín. El espíritu y las enseñanzas de esta institución puede decirse se extendieron por todo el mundo.

En la Bauhaus se unificaron la arquitectura las artes plásticas y la artesanía. Esta escuela ejerció enorme influencia en la arquitectura contemporánea, acaparando un gran abanico de posibilidades de expresión como en las artes gráficas e industriales y el diseño de escenografías y vestuario teatrales. Con tan solo catorce años de existencia logro gozar de muy buena fama llevándolo al calificativo que aun se manifiesta de “estilo bauhaus”. Cuya principal característica era la simplicidad de la forma reduciendo el objeto a la mera funcionalidad.

Parte del grupo de docentes que llevarían a cabo el éxito de la Bauhaus, fueron grandes artistas como wassily Kandinsky, Paul klee, Lyonel Feininger, Oskar Schlemmer, pioneros de la época. De igual forma László Moholy-Nagy, Johannes Itten, Josef Albers quienes hicieron grandes aportes a la reforma pedagógica de la escuela.

Uno de los principios básicos de la escuela era formar un movimiento de artistas con plena conciencia social e intelectual, formar jóvenes artistas que no cayeran en lo típico. Perseguían la armonía entre arte e industria. Lograr una cultura del pueblo y para el pueblo era una meta común en los movimientos culturales de la época que pretendían innovar.

Unión de arte y funcionalidad Esta fusión es elemental porque hace que el artista ya no sea una entidad aislada, sino que entra a la sociedad como un personaje útil, interviene directamente en ella. El arte entra a los hogares con una función. Se trataba de crear productos funcionales y económicos pero a la vez atrayentes para el mercado. Para esto se utilizaron materiales más baratos (como metal, vidrio, cristal, madera, entre otros).

En Bauhaus se enseñaba a crear, no a decorar. El trabajo manual era la base del artista. Gropius incitaba a sus alumnos a probar con distintos materiales, a conocer sus propiedades, manejarlos y adoptar el que más le acomodara. Consideraban que las formas y los colores básicos representaban un precio industrialmente más económico, por lo que las formas del círculo, el cuadrado y el triángulo fueron tomadas como puntos de partida. La escuela en sí era un laboratorio, querían ejercer una experiencia vivificante en el mercado pero no absolutamente masiva. Buscan la calidad y no una novedad efímera. Para ellos la belleza radica en el material, sin ornamentos. Critican el uso de formas innecesarias.

Diseñador

Alvar Aalto, Arquitecto y diseñador finlandés, es uno de los más destacados del siglo XX; logró dotar al racionalismo puro, tanto en sus edificios como en sus muebles, de un encanto y calidez poco comunes.

Aalto nació el 3 de febrero de 1898 en Kuortane, y se graduó en la Escuela Politécnica de Helsinki. Sus primeros edificios famosos son las oficinas e imprenta de un periódico en Turku (1927-1930), célebre por las columnas afiladas que sostienen el techo de la sala de prensa; la biblioteca de Viipuri, que se ha convertido en ejemplo de este tipo de edificios para la arquitectura moderna; y el sanatorio antituberculoso de Paimio (1929-1933), donde, además de los avances tecnológicos, los pacientes disfrutan de elementos arquitectónicos como los soleados balcones, abiertos hacia unas magníficas vistas. Para éste y para otros muchos edificios, Aalto y su primera mujer, Aino Marsio, diseñaron la decoración y los muebles, casi siempre de madera laminada.

En 1935 fundaron la empresa Artek, que todavía hoy produce un mobiliario innovador. La reputación internacional de Aalto creció con una serie de edificios anteriores a la II Guerra Mundial, todos ellos realizados con estructuras de madera, como el Pabellón de Finlandia de la Exposición Internacional de París de 1937 o la Villa Mairea (1938-1939), construida para un cliente acomodado, en donde además consigue, siguiendo los principios de la arquitectura racionalista, una sensación de lujo hasta entonces nunca lograda.

Llegó a los Estados Unidos en 1940 como profesor invitado por el Massachusetts Institute of Technology (MIT), y allí permaneció ocho años, durante los cuales proyectó la Baker House (1947), una sorprendente residencia cuya planta serpentea junto al río Charles.

Aalto regresó a Finlandia en 1948 para dirigir la Oficina de Reconstrucción de este país, después de la devastación producida por la II Guerra Mundial. Ideó para Säynätsalo, una villa isleña, el Ayuntamiento (1950-1952), de ladrillo y madera, elevado sobre un podium. De los edificios de Aalto en Helsinki, el más impresionante es la Casa de la Cultura (1967-1975), situada a la orilla del lago.

Aalto murió el 11 de mayo de 1976, en Helsinki

Jarron Savoy, Alvar Aalto 1937

Medidas: 16 x 16,5 x 20,8 cm. (formas irregulares)
Estado: Original
Ligeras rayas en la base (ver foto)

¿Te interesa este producto?
Contacta con nosotros

Productos relacionados