Inicio / Productos / Iconos del diseño

Lámpara Anglepoise 1227, George Cardwine para Herbert Terry & Sons, 1936

Descripción del Producto

George Cardwine ideó y patentó en 1932 una lámpara articulada de mesa que permitía una posición flexible y se basaba en el principio de la tensión constante de las extremidades humanas, con muelles balanceados que actuaban como los músculos. Fue producida en grandes cantidades durante 50 años por el fabricante británico Herbert Terry & Sons en Redditch.  El primer modelo de Anglepoise fue el  llamado ‘1208 ‘ y producido en 1934 con cuatro muelles. Se hizo rápidamente popular, y dos años mas tarde apareció una nueva y más elegante versión, la ‘1227 ‘ con tres muelles y una base de inspiración Art Deco en tres capas.

Su patente fue adquirida en 1937 por el fabricante noruego Jacob Jacobsen, que se había inspirado en ella para fabricar su famosa lámpara Luxo 1001 ese mismo año.


Época

BAUHAUS, etimológicamente significa, Casa de Construcción, esta escuela fue fundada en 1919, en Weimar (Alemania), por Walter Gropius, trasladada en 1925 a Dessau y disuelta en 1933 en Berlín. El espíritu y las enseñanzas de esta institución puede decirse se extendieron por todo el mundo.

En la Bauhaus se unificaron la arquitectura las artes plásticas y la artesanía. Esta escuela ejerció enorme influencia en la arquitectura contemporánea, acaparando un gran abanico de posibilidades de expresión como en las artes gráficas e industriales y el diseño de escenografías y vestuario teatrales. Con tan solo catorce años de existencia logro gozar de muy buena fama llevándolo al calificativo que aun se manifiesta de “estilo bauhaus”. Cuya principal característica era la simplicidad de la forma reduciendo el objeto a la mera funcionalidad.

Parte del grupo de docentes que llevarían a cabo el éxito de la Bauhaus, fueron grandes artistas como wassily Kandinsky, Paul klee, Lyonel Feininger, Oskar Schlemmer, pioneros de la época. De igual forma László Moholy-Nagy, Johannes Itten, Josef Albers quienes hicieron grandes aportes a la reforma pedagógica de la escuela.

Uno de los principios básicos de la escuela era formar un movimiento de artistas con plena conciencia social e intelectual, formar jóvenes artistas que no cayeran en lo típico. Perseguían la armonía entre arte e industria. Lograr una cultura del pueblo y para el pueblo era una meta común en los movimientos culturales de la época que pretendían innovar.

Unión de arte y funcionalidad Esta fusión es elemental porque hace que el artista ya no sea una entidad aislada, sino que entra a la sociedad como un personaje útil, interviene directamente en ella. El arte entra a los hogares con una función. Se trataba de crear productos funcionales y económicos pero a la vez atrayentes para el mercado. Para esto se utilizaron materiales más baratos (como metal, vidrio, cristal, madera, entre otros).

En Bauhaus se enseñaba a crear, no a decorar. El trabajo manual era la base del artista. Gropius incitaba a sus alumnos a probar con distintos materiales, a conocer sus propiedades, manejarlos y adoptar el que más le acomodara. Consideraban que las formas y los colores básicos representaban un precio industrialmente más económico, por lo que las formas del círculo, el cuadrado y el triángulo fueron tomadas como puntos de partida. La escuela en sí era un laboratorio, querían ejercer una experiencia vivificante en el mercado pero no absolutamente masiva. Buscan la calidad y no una novedad efímera. Para ellos la belleza radica en el material, sin ornamentos. Critican el uso de formas innecesarias.

Diseñador

George Carwadine (1887-1948) fue un ingeniero industrial de automóviles especializado en el diseño de sistemas de suspensión. Cardwine era dueño de la fábrica Cardwine Associates en la ciudad británica de Bath.

Sus trabajadores necesitaban introducirse en espacios difíciles bajo los vehículos, y como fruto de esa necesidad, añadida al desarrollo de múltiples tipos de muelles para suspensiones, creó un sistema de iluminación que permitiera mover la luz en todas direcciones, a diferentes alturas, y al mismo tiempo permanecer estable. Así nació su único diseño, la Anglepoise, una lámpara que utiliza un juego de muelles y un pié contrapesado para articular un brazo a semejanza de lo que sería un brazo humano y sus músculos.

Lo que en principio fue el intento de dar solución a un problema en el taller se convirtió en un gran éxito. Cardwine patentó su diseño en julio de1932 y a lo que en principio era una lámpara para taller le añadió una base pesada y se convirtió en una lámpara de sobremesa. Después de ponerse de acuerdo con Herbert Terry & Sons, uno de sus clientes a los que suministraba muelles, la lámpara entró en producción con gran éxito de ventas.

Lámpara Anglepoise 1227, George Cardwine para Herbert Terry & Sons, 1936

¿Te interesa este producto?
Contacta con nosotros

Productos relacionados