Inicio / Productos / Asientos

Mademoiselle rocking chair, Ilmari Tapiovaara para Asko Finland, 1956

Descripción del Producto

La silla Mademoiselle rocking chair fue creada por el diseñador finlandés Ilmari Tapiovaara en 1956 como una variante de la inicial Mademoiselle sin los patines de mecedora. Esta es una de las ediciones mas tempranas fabricadas por Asko Finland lacada un color gris mate. Esta mecedora se ha convertido en todo un clásico del diseño de los años 50. La mademoiselle rocking chair está fabricada en madera de abedul maciza con un diseño elegante y atemporal.

Hoy en día es producida por Artek , en color blanco, negro.


Época

Los años 50 fueron una época de renovación y optimismo en la que la austeridad de la postguerra dio paso a un aumento del consumo sin precedentes. En los países occidentales las guerras dejaron paso a la paz y la libertad en una sociedad que hacia enormes esfuerzos para mejorar las condiciones políticas y materiales en el mundo.

Los estilos decorativos anteriores tan marcados por las influencias nacionales dieron paso a la creación basada en un pacifismo constructivo en los que primaban criterios de calidad y universalidad.

Arquitectura y diseño se aprovechan de los avances en la investigación militar heredados de la época de guerra, y se empiezan a descubrir nuevas aplicaciones a materiales como los laminados plásticos, la fibra de vidrio o la espuma de látex. Los diseñadores extraen su inspiración de múltiples y dispares fuentes entre las que se encuentran la física nuclear, la química molecular, la ciencia ficción o el arte africano.

En esta época Estados Unidos se desprende finalmente del complejo de la época de la Gran Depresión y empieza a experimentar un periodo de abundancia en el que se fomenta la nueva cultura del consumo. Los diseñadores y fabricantes empiezan a alimentar esta demanda creciente con productos de líneas estilizadas y futuristas que encarnan “el sueño americano”.

En Europa se supera la escasez de la postguerra con ingentes cantidades de sentido común y una creatividad impresionante. La vivienda adquiere una importancia central en la vida. Es el centro, el refugio donde sentirse al abrigo de una sociedad tecnológica que avanza imparable, y donde refugiarse del peligro de una guerra nuclear que parece inminente. Los estampados textiles incorporar nuevos materiales sintéticos en sus dibujos. Vidrieros y ceramistas investigan nuevos campos en la metalurgia para conseguir colores más intensos y más vibrantes. En Dinamarca se emplean formas orgánicas sensuales y revolucionarias. Ha pasado el tiempo en que la función se imponía a la forma y la esbeltez, la creatividad y los nuevos materiales dan lugar a innovadores diseños.

A ambas orillas del Atlántico se promueven las viviendas de tamaños más reducidos, y la posibilidad de ser propietario de una vivienda se extiende más allá de las clases burguesas. Estas nuevas viviendas de dimensiones reducidas generan la necesidad de nuevos tipos de mobiliario: paneles divisorios, sofás cama, muebles modulares aparecen de la mano de los diseñadores para cubrir estas necesidades.

Diseñador

Ilmari Tapiovaara (Finlandia 1914-1999) Estudió en la Escuela de Artes Aplicadas de Helsinki, donde entró en contacto con el Funcionalismo, los diseños de muebles de Alvar Aalto y el Movimiento Moderno. Más tarde, sus prácticas en el estudio de Le Corbusier completaron su formación. El estrecho contacto con la naturaleza del que pudo disfrutar en su juventud también influiría en su orientación: “La naturaleza es el mejor y más cercano manual para el diseñador industrial.”

Tapiovaara tuvo que enfrentarse a los nuevos desafíos pragmáticos que planteó el moderno diseño industrial: ensamblaje de las piezas seriadas, embalaje racional para el transporte y la exportación, solidez, ergonomía y exploración de técnicas y materiales. El resultado fueron unos diseños irónicos y persuasivos, que aludían sutilmente a la tradición y al mismo tiempo eran transgresores y atemporales, buscando la poética de la forma.

Una característica de Tapiovaara fue la exploración de su obra a través de la multiplicidad: de cada pieza importante creaba numerosas versiones y reediciones multiformes. Fue el caso de piezas como la silla Fanett-Mademoiselle (1956); la célebre silla Domus (de abedul macizo y contrachapado lacado), creada en 1946 para formar parte del mobiliario de la residencia estudiantil Domus Académica, después producida por Knoll como FinnChair y de la que se hicieron múltiples versiones a lo largo de décadas, o la mesa Trienna (1954); la silla Lukki, de tubo de acero curvado y contrachapado, apilables con distintas versiones en 1954 y 1956; la cubertería Otto (1986), o la lámpara Maija Mehiläinen para Asko (1957), luego editada por Santa & Cole.

Mademoiselle rocking chair, Ilmari Tapiovaara para Asko Finland, 1956

Medidas: 96x55x91cm.
Color gris mate.
En perfecto estado con los normales signos de uso.

¿Te interesa este producto?
Contacta con nosotros

Productos relacionados