×

HAS PENSADO TODO LO QUE PODRIAS REGALAR-TE ESTAS NAVIDADES?

Inicio / Productos / Asientos

Silla SE-68, Egon Eiermann para Wilde & Spieth, 1950

Descripción del Producto

“Ahora dibujen ustedes la primera silla que les venga a la mente. Y si no se les ocurre nada, dibujen una tumbona”.Con estas palabras se dirigía, en 1947, el arquitecto, diseñador  de muebles y profesor universitario Egon Eiermann a su auditorio en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Técnica de Karlsruhe . Predijo a los estudiantes que una vez llegasen a sentir la pasión por el diseño, diseñarían “la silla de su vida”. Eiermann diseñó en colaboración con Wilde & Spieth sus más icónicas sillas, las SE-68. Esta que os ofrecemos esta realizada en tubo de acero cromado y chapa de haya curvada. Como característica principal su funiconalidad y la posibilidad de avanzar o retrasar el respaldo. Esta en perfecto estado y no es una reedición. Mantiene el sello del fabricante en la parte inferior.


Época

Los años 50 fueron una época de renovación y optimismo en la que la austeridad de la postguerra dio paso a un aumento del consumo sin precedentes. En los países occidentales las guerras dejaron paso a la paz y la libertad en una sociedad que hacia enormes esfuerzos para mejorar las condiciones políticas y materiales en el mundo.

Los estilos decorativos anteriores tan marcados por las influencias nacionales dieron paso a la creación basada en un pacifismo constructivo en los que primaban criterios de calidad y universalidad.

Arquitectura y diseño se aprovechan de los avances en la investigación militar heredados de la época de guerra, y se empiezan a descubrir nuevas aplicaciones a materiales como los laminados plásticos, la fibra de vidrio o la espuma de látex. Los diseñadores extraen su inspiración de múltiples y dispares fuentes entre las que se encuentran la física nuclear, la química molecular, la ciencia ficción o el arte africano.

En esta época Estados Unidos se desprende finalmente del complejo de la época de la Gran Depresión y empieza a experimentar un periodo de abundancia en el que se fomenta la nueva cultura del consumo. Los diseñadores y fabricantes empiezan a alimentar esta demanda creciente con productos de líneas estilizadas y futuristas que encarnan “el sueño americano”.

En Europa se supera la escasez de la postguerra con ingentes cantidades de sentido común y una creatividad impresionante. La vivienda adquiere una importancia central en la vida. Es el centro, el refugio donde sentirse al abrigo de una sociedad tecnológica que avanza imparable, y donde refugiarse del peligro de una guerra nuclear que parece inminente. Los estampados textiles incorporar nuevos materiales sintéticos en sus dibujos. Vidrieros y ceramistas investigan nuevos campos en la metalurgia para conseguir colores más intensos y más vibrantes. En Dinamarca se emplean formas orgánicas sensuales y revolucionarias. Ha pasado el tiempo en que la función se imponía a la forma y la esbeltez, la creatividad y los nuevos materiales dan lugar a innovadores diseños.

A ambas orillas del Atlántico se promueven las viviendas de tamaños más reducidos, y la posibilidad de ser propietario de una vivienda se extiende más allá de las clases burguesas. Estas nuevas viviendas de dimensiones reducidas generan la necesidad de nuevos tipos de mobiliario: paneles divisorios, sofás cama, muebles modulares aparecen de la mano de los diseñadores para cubrir estas necesidades.

Diseñador

Egon Eiermann (1904, Neuendorf – 1970, Baden-Baden) fue uno de los arquitectos alemanes más prominentes de la segunda mitad del Siglo XX.

Eiermann estudió en la Universidad Técnica de Berlín. Trabajó durante un tiempo para el Departamento de Construcciones de Karstadt, y después de la Segunda Guerra Mundial montó una oficina de arquitectura con su compañero arquitecto Fritz Jaenecke. Se unió a la facultad de la Universidad de Karlsruhe en 1947, donde trabajó en el desarrollo de métodos de construcción en acero. Edificio de oficinas de la refinería de petróleo de la DEA, Karlsruhe. Sus obras más famosas incluyen: la fábrica textil en Blumberg (1951); el Pabellón de la Alemanía Occidental en la Exposición Universal de Bruselas (con Sep Ruf, 1958); la Embajada de la DEA en Washington, D.C. (1958-1964); un edificio para el Parlamento Alemán (Bundestag) en Bonn (1965-1969); la sede de IBM- Alemanía en Stuttgart (1967-1972); y, el edificio Olivetti en Fráncfort del Meno (1968-1972). Con mucho, su obra más famosa es la nueva iglesía en el emplazamiento de la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm en Berlín (1959-1963).

En 1948 Eiermann llegó a WILDE + SPIETH buscando persianas adecuadas para sus edificios, y les hizo una pregunta que después seria el inicio de un futuro de una estrecha colaboración juntos: “Señores, ustedes pueden fabricar sillas también?” Desde entonces desarrollaron juntos la producción de las famosas sillas de Eiermann de madera y de acero tubular en los años y décadas que siguieron. Mas tarde Richard Lampert adquirió la cesión de los derechos exclusivos de fabricación de las mesas Eiermann a la familia del arquitecto.

Silla SE-68, Egon Eiermann para Wilde & Spieth, 1950

Medidas: 77x41x43 cm.
Original con normales marcas de uso
Madera de haya curvada y tubo de acero

¿Te interesa este producto?
Contacta con nosotros

Productos relacionados