×

HAS PENSADO TODO LO QUE PODRIAS REGALAR-TE ESTAS NAVIDADES?

Inicio / Productos / Asientos

Silla “Sing, sing sing”, Shiro Kuramata para XO, 1985

Descripción del Producto

Kuramata ha sido clasificado como uno de los de artistas y diseñadores más deseados del siglo 20. Es conocido principalmente por su uso de materiales industriales tales como el lucite y la malla de alambre de acero para crear interiores y muebles arquitectónicos. Piezas revolucionarias como la sillas “Sing, sing sing” (1985) o  “How High the Moon” (1986) están realizadas mediente esta técnica constructiva, y reflejan el dinamismo que emerge y maduración creatividad de Japón de la posguerra.

La “Sing, sing sing”de Shiro Kuramata realizada en una sola hora de metal plegado y estructura tubular cromada le confiera una ligereza y confort de primer nivel.  Se editó para Japón por Terada Tekkojo y para europa  por XO, como corresponde a esta unidad. Actualmente está fuera de producción.


Época

Es en esta época cuando el diseñador toma conciencia de su profesión. Mientras los arquitectos discutían la validez de un estilo, los diseñadores pensaban en la crisis del petróleo, el costo de los plásticos y el interés de la sociedad por el medioambiente. El diseño se independiza de la arquitectura y retoma su función social y establece una estrecha relación con la industria.

Este hecho se verifica por primera vez en la exposición del grupo Memphis organizada en Milán en 1981. Se trataba de primera muestra de diseño de muebles y accesorios que no contaba con el apoyo de la arquitectura. El impacto que tuvo esta muestra a nivel internacional en los diseñadores dio origen al Nuevo Diseño.

Este movimiento no se orientó a las exigencias de la producción en serie, ni a la satisfacción de las necesidades humanas sino, más bien, a la expresión del espíritu de la época. Diseñaron muebles individuales y creativos, piezas únicas que se fabrican en series limitadas, casi artesanalmente, orientadas a un alto sector adquisitivo. La línea de separación entre el arte y el diseño desapareció, llegando a exponer muchos de estos objetos en galerías como si fuesen obras de arte.

El lema “la forma sigue a la función” fue reemplazado por “la forma sigue a la diversión”, ahora todo era posible.

Diseñador

Shiro Kuramata, (Tokio, 1934-1991). Estudió arquitectura en la escuela Técnica superior de Tokio hasta 1953. Después abandono la escuela y paso un año trabajando para Teikokukizai una empresa japonesa de muebles. En 1956 estudio diseño de interiores en el Instituto Kuwazawa de Diseño de Tokio. De 1957 a 1963 trabajo en Matsuya, una tienda departamental en Tokio.

Sus diseños estuvieron influenciados por las esculturas minimalistas de Dan Flavin y Donald Judd. Así como el color brillante y estilo juguetón de las obras de Ettore Sottsass, a quien consideraba su maestro.

Algo que caracteriza sus diseños es la singular elección de materiales, lo que le dio el calificativo de diseñador visionario. En sus obras se distingue un aire poético y cómico, con detalles de minimalismo, transparencias y luminosidad. Su mayor aporte al diseño mobiliario, es la reducción máxima de elementos hasta llegar a lo esencial. Remitiéndose a las formas y la estructura, aprovechando al máximo las posibilidades de los nuevos materiales, manteniendo siempre una relación entre la función y la forma.

El estilo de Shiro Kuramata mezcla humor y poesía con un toque de minimalismo. Su trabajo sobre la transparencia y la luz lo catalogaron como un visionario: en 1969 diseñó una mesa luminosa en acrílico, en 1976 diseñó Glass Chair, una silla totalmente de vidrio; en 1988 diseñó la poltrona Miss Blanche esencialmente en material plástico transparente incluyendo pétalos de rosa. La poltrona How High the Moon (1986) y la silla Sing, sing, sing, ambas ensambladas en rejillas metálicas participaron en la misma búsqueda de transparencia e inmaterialidad.

Los materiales fueron centrales en la obra de Shiro Kuramata. Su paleta eran las diversas cualidades como la reflectividad, transparencia, translucidez, opacidad y sensibilidad táctil. Kuramata trabajo con Vitra, Cappellini, Memphis, y con muchas otras firmas japonesas. También tuvo una larga relación con Issey Miyake, diseñando la mayoría de los interiores de las boutiques Miyake en todo el mundo desde 1970 hasta 1990.

Los diseños de Kuramata reflejan la confianza y la creatividad del Japón de la posguerra, que conserva una fuerte identidad basada en la estética tradicional japonesa mientras abría nuevos caminos mediante el uso de materiales innovadores.

Silla “Sing, sing sing”, Shiro Kuramata para XO, 1985

Medidas: 56x54x90 cm.
Estado: Original en perfecto estado
Pieza de coleccionista

¿Te interesa este producto?
Contacta con nosotros

Productos relacionados